Aunque tuviera cien brazos y cien lenguas, y mi voz fuese de hierro, no podría enumerar todas las formas del crimen.  Virgilio Mi gran amigo Jesús María Sánchez González, autor de la novela negra Confesión en la sombra, me...